Tissa

Me enamoré por primera vez de los accesorios cuando era una adolescente, sentada en el comedor de un lujoso hotel al sur de Italia y veía a las mujeres sofisticadas y bronceadas que se pavoneaban con sus preciosos conjuntos veraniegos. Podía sentir la suavidad de sus bolsos de piel solo con mirarlos mientras que algunos de sus collares me recordaban lugares lejanos y exóticos. Más que simples accesorios de moda, eran estos toques individuales los que acentuaban la personalidad única de cada mujer que los llevaba.
Nacida en Múnich, Alemania, en 1965, Tissa Fontaneda ha pasado la mayor parte su vida en el extranjero. Después de graduarse en la Universidad de Turín, Italia, con un doctorado en Literatura y Filosofía, se trasladó a París para perseguir su sueño de la adolescencia de trabajar en el mundo de la moda. Tissa empezó su carrera en Daniel Swarovski como ayudante de los diseñadores Rosemarie Le Gallais y Hervé Leger. Tissa se trasladó a Madrid 5 años después tras recibir una oferta de trabajo de la casa española Loewe para desarrollar bolsos de mano. En Loewe Tissa aprendió sobre la fabricación de bolsos y las pieles de algunos de los mejores artesanos europeos. Cuando Loewe pasó a formar parte del grupo LVMH, el presidente Yves Carcelle pidió a Tissa que fuera la directora de productos de Loewe accesorios para Narciso Rodríguez. Además de en Loewe, también ha trabajado para otras marcas, incluyendo Cartier, Dunhill, Connolly y Louis Vuitton.
En 2005 Tissa, siguiendo un fuerte deseo de unificar su visión creativa con su experiencia en el mundo de los accesorios de lujo, lanzó su marca epónima con un aire nostálgico de "lujo clásico" con un giro moderno. La colección de Tissa Fontaneda, caracterizada por su impecable calidad, el trabajo artesano y su atención al detalle, consta de bolsos, collares, cinturones y brazaletes exquisitamente diseñados y reconocibles por su nivel de excelencia y no por sus logotipos. Clásicos e intemporales, los bolsos y accesorios de Tissa Fontaneda te volverán a enamorar una y otra vez.